Kientzy.org


Biografia

Daniel KIENTZY, nació en Périgueux en 1951. Aún sin haber cumplido los 16 años ejercía como músico profesional (tocaba la guitarra bajo) en orquestas de baile y pop-music.
Más tarde in extremis y por casualidad, descubre la música clásica en el Conservatorio de Limoges donde M. Decouaislo admitió varios meses después de comenzado el curso escolar, en la clase de saxofones. Mientras continuaba sus estudios de saxofón en el Conservatorio Superior de Paris, estudió el Contrabajo en el Conservatorio de Versalles. Uno o dos años más tarde ya tocaba este instrumento en una ópera de provincia, al mismo tiempo que estudiaba la música antigua y los instrumentos de esa época : Viola da gamba, Orlo, Cornamuse, Fiauto, y formaba el grupo "Musica-Ficta" con un repertorio que abarcaba la Edad Media, el Renacimiento y el Barroco. Diversas circumstancias lo llevan a estudiar la acústica, la electroacústica, las técnicas de grabación y de tratamiento de señal. Estas lo condujeron igualmente a su Doctorado en Estética, Ciencias y Tecnología de las Artes. En cuanto a la música contemporánea, es con los compositores que él se forma.


La necesidad de consagrarse enteramente a la interpretación de la música contemporánea le llega entre 1979 / 80, siendo el (los) saxofón (es) que escoge por único instrumento. Su identificación con la vanguardia y la ausencia de repertorio lo llevaron rapidamente a inventar el saxofón contemporáneo.


Emprende entonces investigaciones sin precedente sobre esta familia de instrumentos. Gracias a una lógica implacable, una minuciocidad rara y una intuición notable, logra una renovación fundamental del potencial de estos aerófonos, tanto en el plano tímbral como en el expressivo.. Analíticos, racionalizando las decenas de modos de tocar e inventando más todavía, alrededor de una concepción insólita del "sonido-normal", sus trabajos aparecen en diversas obras; entre ellas la revolucionaria, monumental y única en la historia de la música : SAXOLOGIA.


Paralelamente, comienza una extraordinaria colaboración artística con decenas y decenas de compositores, de horizontes geográficos y estéticos extremadamente diversos, generando más de 650 obras; para él, tantas como los mundos que él habita indistintamente, y a las cuales se dedica a darles vida a lo largo de una carrera escencialmente internacional, dedicada a la contempraneídad. Al mismo tiempo, su elocuencia instrumental imponía sin compromisos el(los) saxofón(es) como instrumento solista sobre la escena contemporánea.


Artista independiente en lo más profundo de él, nunca ha deseado "crear escuela"; pero existe sin embargo, el saxofón antes de KIENTZY y el saxofón a partir de KIENTZY. Aunque no enseña sus tratados son una contribución, sin parangón, a la pedagogía; al servicio tanto de los compositores como de los instrumentistas.

Amplía magistralmente el campo de la interpretación introduciendo en éste los medios de la electrónica : de una parte en el marco de la grabación, que dirige / realiza personalmente en la mayoría de los casos según sus deseos y métodos apropiados a este medio, de otra parte en el campo de la música organo-acúsmatica para la que ha creado, con Reina Portuondo, la Eneafonía, como útil de una meta-música-de-cámara. Las espacializaciones físicas y/o sintéticas se agregan a los medios "naturales" de interpretación. Esta alquimia incorpora, claro está, todas las posibles coloraciones tímbricas, transmutaciones sonoras, traslaciones temporales, y otras meta-morfosís del sonido por esta electroacústica vista bajo su ángulo instrumental concebida como una prolongación solidaria de su sonido, al servicio de su pensamiento artístico y de su deseo musical . El manejo de estos aportes, da nacimiento a un Arte de Interpretación organo-acúsmatico.

 

 

 

 

 

 


 


Teniéndo por objetivo el ser un medium emotivo entre el compositor y aún más precisamente entre la obra y el público, su expresividad ha rapidamente desarrollado un verdadero lirísmo contemporáneo. El lo "mezcla" a todos los medios trascendentales que se proporciona para hacer vivir este "arte del tiempo para salir del tiempo", siendo así como él considera y vive la música.


La música contemporánea le es absolutamente natural y, lo que sobre el papel pueden parecer simples o complejos experimentos o bien construcciones únicamente intelectuales, se escucha mediante él, como pura obra de arte.


Apoyándose sobre su lograda experiencia de intérprete colmado de una exigencia estética excepcional, con un sentido fundamental del arte musical, es paralelamente un creador raro de música improvisada (absoluta).


Es de destacar que es el único saxofonista en el mundo que toca los siete saxofones, dominándolos con un virtuosísmo extenso y sin precedentes. Entre ellos y con las voces / vías nuevas que él les ha conferido, jungla en medio de las técnicas más complejas logrando expresiones musicales intensas, profundas, sensuales, espontáneas... Perso su gran presencia escénica no tiene otras raíces que la intensidad de su entrega en las obras que interpreta y su concepción "chamánica" del concierto.


Lejos de ser autodidacta su arte no debe a la imitación de nadie. Se vale solamente de las posibilidades intrínsecas de sus instrumentos y de su comprensión artística que abarca todo lo que es constitutivo de la música, orientada por una cierta idea que fluye de una música-primera (arcaíca), en una experiencia cada día renovada y profundizada.


Por su propias réalizaciones fonográficas que él concibe como una forma aparte (y) completa de interpretación, él encarna plenamente el concepto actualizado de intérprete total. Artista de la autenticidad, además de sus investigaciones, sus tratados, su conocimiento sin precedentes de la familia completa de su instrumento, sus timbres insólitos, su carisma musical, sus técnicas fenomenales, sus potencialidades singulares, la cantidad record de estrenos mundiales, que ha realizado, su dominio instrumentalizado de la electroacústica, su introducción del espacio en la interpretación (meta) instrumental, su creación de un arte interpretativo organo-acúsmatico, , su arte de creación musical improvisada, su rigor musical en las obras más complejas es, y resume en el siglo XX, el prototipo del intérprete que soñamos para el siglo XXI.

Reina Portuondo